Muchos somos los que hemos sufrido el acné en alguna etapa de nuestras vidas. Al ser una de las enfermedades de la piel más común, cualquiera de nosotros puede encontrarse antes o después con esos granos, pústulas o puntos negros que tan molestos son. Aquí vamos a intentar mostrar algunos tratamientos para el acné que os serán realmente útiles.

¿Qué es el acné?

El acné es una afección cutánea que afecta a las glándulas sebáceas. Cada uno de nuestros poros de la piel está conectado con estas glándulas mediante el folículo. Cuando las glándulas secretan el sebo, que contiene células muertas, éste pasa a través del folículo hacia el exterior. En el interior de la piel también crece un delgado vello, que pasa a través del folículo para alcanzar el exterior.

tratamientos para el acné

Si el folículo, junto al sebo y el vello se tapona aparecen lo que conocemos como espinillas o granos.

Por suerte el acné no constituye una amenaza para la vida, pero la puede hacer realmente molesta según el grado de gravedad. Además, es posible que tras haber sufrido el acné, queden algunas cicatrices.

¿Por qué se desarrolla el acné?

Como hemos dicho, si se crea un tapón en el folículo a causa del sebo y del vello, la bacteria que está presente puede infectar la zona y presentar un hinchazón.

tratamientos para el acné

El acné tiene diferentes maneras de manifestarse en nuestra piel. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Puntos Blancos: Los puntos blancos son granos que no llegan a alcanzar la superficie de la piel y quedan por debajo.
  • Puntos Negros: Granos que sí que llegan a la superficie de la piel, pero que tienen coloración oscura.
  • Pápulas: Puntos que pueden doler si se tocan. Normalmente tienen un color rosado.
  • Pústulas: Estos presentan dos coloraciones. Son rojizos por debajo y tienen pus por encima.
  • Nódulos: Grandes granos sólidos y posiblemente dolorosos que se encuentran en el interior de nuestra piel.
  • Quistes: Hay que tener cuidado con estos pues son grandes y dolorosos, además de estar completamente llenos de pus. Es posible que estos marquen la zona con cicatrices.

¿A qué edad se sufre el acné?

La gran mayoría del acné se presenta en la adolescencia y/o la juventud (entre los 12 y los 24 años). Más de 7 de cada 10 personas que se encuentra en este rango de edad sufre de algún tipo de acné. Sin embargo, es una buena edad para buscar y encontrar los tratamientos para el acné que funcionan, ya que son más efectivos.

Esto sucede debido al gran número de cambios hormonales que tienen lugar en estas edades. Estos cambios hormonales hacen mucho más fácil la aparición del acné.

Sin embargo, también es posible encontrarnos con el acné en edades posteriores a los 24 años. Las formas en las que se expresa el acné depende de cada persona. Hay quien sufre algún grano o espinilla aislada, el cual no se considera acné pues a cualquier persona le pueden salir, y hay quien lo sufre en grandes extensiones de su piel y de formas mas agresivas. En estos casos lo mejor es detectarlo cuanto antes y buscar tratamientos para el acné.

¿Qué tipos de acné podemos sufrir?

Existen diferentes clasificaciones para el acné. Vamos a verlas y a nombrar los tipos:

  • Acné según el tipo de lesión:
    • Acné comedón o comedoriano
    • Acné papuloso
    • Acné atrófico
    • Acné severo
    • Acné conglóbata
    • Acné quístico
    • Acné queloideo
  • Acné por período de aparición:
  • Otros tipos de acné

¿Qué puede empeorar el acné?

Como en muchas otras cosas, hay algunas acciones o agentes externos que pueden interferir en el acné, tanto para bien como para mal. Por ello es importante conocerlos y saber actuar cuando nos encontremos con ellos. Para poder acabar con el acné habrá que someterse a algunos tratamientos para el acné, pero para no empeorarlo basta con tener presente algunas premisas.tratamientos para el acné

A continuación encontraréis algunos “tips” para evitar que el acné se vuelva más agresivo:

  • Hay que tener cuidado al usar cualquier maquillaje. Existe el maquillaje “No comedogénico”, el cual no contiene grasa y no tapa los poros de la piel.
  • No tocar las heridas. Rascar o pellizcar los granos o espinillas puede derivar en cicatrices o manchas oscuras.
  • Evitar exponerse prolongadamente al sol. El sol puede afectar al acné y causarnos otras enfermedades como el cáncer de piel.
  • Los cambios hormonales de las mujeres en edad adolescente o durante el ciclo menstrual. Como hemos dicho, los cambios hormonales pueden ayudar a la aparición del acné.
  • Los altos índices de contaminación y de humedad pueden agravar el acné.

Al contrario de lo que se dice desde hace ya muchos años, factores como la piel sucia, el estrés, el chocolate o las comidas grasosas no tienen por que causar acné.

También puede resultar interesante los siguientes artículos:

mitos sobre el acné

Mitos sobre el acné

En la vida hemos escuchado infinidad de veces lo malos que son algunos hábitos en la lucha contra el acné. En este artículo vamos a ver cuales son y descubriremos toda la verdad sobre ellos.

aloe-vera-para-el-acneAloe Vera

Existen una infinidad de productos para tratar el acné, pero no hay absolutamente nada más natural que el aloe vera. Esta planta tiene en su poder una gran cantidad de propiedades curativas.