Categoría: Conocimientos

Buenos hábitos para evitar el acné

Si bien hay cierto tipo de hábitos que fomentan la formación del acné o empeoran el padecimiento, también los hay para evitar este tipo de padecimientos. Antes que nada, poseer el hábito de informarse antes de proceder a una determinada acción, es un buen paso para evitar el acné o hacerlo más llevadero.

buenos hábitos para evitar el acné

Recordando que el acné generalmente se encuentra presente en la adolescencia, debido a los constantes cambios hormonales (entre otras cosas), siempre se debe tener en cuenta la opinión de un dermatólogo para seguir un correcto tratamiento para el acné. Este consejo no solamente va dirigido hacia los adolescentes, sino también a aquellas personas ya mayores de edad que aún siguen padeciendo de esta enfermedad.

Una vez aclarado esto procedemos a dar unos simples tips que te ayudarán a prevenir la formación de granos en tu rostro y en otras partes del cuerpo.

Correcta alimentación

Un buen hábito no sólo para el cuidado de tu piel, sino para tu salud en general, es mantener una correcta alimentación. Mantener un equilibrio alimenticio entre frutas, verduras, carnes y demás, te ayudará (entre otros hábitos) a reducir la formación de acné.

Mantener una dieta correcta así como una vida activa y apartada del sedentarismo mejora la calidad de vida. No sólo tiene efecto en la piel, sino en muchas otras caras de nuestra salud. Algo realmente importante y que cada día pasa más a un segundo plano.

evitar el acné

Limpieza de la piel

Mantener limpia tu piel, ayuda a que la epidermis logre “oxigenarse” correctamente. Esto involucra lavarse el rostro de manera regular, al menos una vez al día y cuidado con hacer una limpieza excesiva de la piel ya que generaría la irritación de la misma, lo que puede llegar a estimular a las glándulas sebáceas para que generen sebo y por ende se corra un potencial riesgo de formación de acné.

Vale también limpiar la piel luego de usar productos de belleza, esencialmente antes de dormir, ya que si no se elimina correctamente estos productos, principalmente en el rostro, se corre el riesgo de obstaculizar los poros de la piel, provocando que esta se inflame debido a que no hay salida para las secreciones, haciendo que se formen granos.

Hablar con un especialista

Muchas veces el acné es provocado por un determinado tipo de medicamento (acné iatrogénico) por lo que se recomienda siempre consultar a un dermatólogo. El especialista diagnosticará el tipo de acné y tomará la decisión de cuál será el mejor tratamiento a seguir para evitar y/o disminuir la formación de granos. Es conveniente asegurarse de seguir cuidadosamente las instrucciones dadas por el profesional. Sólo haciéndolo de esta manera podremos luchar contra los granos y pústulas.

evitar el acné

No manipular el acné.

Un error muy común y que suele empeorar las cosas, es que las personas que padecen de esta enfermedad tienden a tocar, apretar, reventar los granos con sus dedos. Esto hace que la zona manipulada empeore a causa de una infección, con el riesgo de que esto conlleve a generar cicatrices irreversibles en la piel.

Por esto, un buen hábito es no tocarse la piel con acné y dejar el problema a un especialista.

Mitos sobre el acné

Muchas veces a causa de la desinformación, se generan muchos mitos ante ciertas cosas, en este caso en particular, sobre el padecimiento de acné. Más allá de que el acné conforma un síntoma del mal estado de la salud de la piel, las personas hoy en día le dan mayor importancia al negativo aporte estético que los granos, puntos negros y pústulas dejan en nuestro rostro a corto plazo.

Por esto, las personas han desarrollado erróneamente ciertos conceptos, verdades a medias como mecanismo de defensa ante un posible padecimiento del acné. Gracias a esto, a lo largo del tiempo se han desarrollado mitos sobre el acné y a continuación nombraremos algunos de ellos.

Los productos de belleza generan acné

Esto no es del todo cierto, ya que estos productos por sí solos no causan el desarrollo del acné. Pero lo que lleva realmente a una potencial creación de una erupción cutánea es no hacer un correcto aseo de la piel luego de aplicar maquillaje o cualquier otro producto de belleza. Estos generan una acumulación de materia que tapa los poros de la epidermis y que a su vez origina una inflamación localizada con posterior formación de acné.

maquillaje empeora el acné

Los alimentos ricos en grasa provocan el acné

Parece posible que los alimentos ricos en grasas saturada, en la lógica popular, puedan tener una correlación con la formación de granos. Sin embargo, no hay un estudio que lo afirme, aunque mantener una alimentación sana y variada ayuda a evitar empeorar este tipo de padecimiento.

Lavarse la cara ayuda a reducir el acné

Si bien, en parte esto es cierto, ya que ayuda a mantener limpios los poros de la epidermis, un exceso de limpieza en nuestro rostro puede irritar nuestra piel y empeorar el padecimiento. Claro está, que la correcta limpieza de nuestra piel es una de las medidas para prevenir y reducir el desarrollo del acné, pero no la única.

lavarse la cara para tratar el acné

Manipular los granos ayudan a eliminar el acné

No, totalmente falso, es más ,este tipo de actividades suele empeorar el padecimiento, por lo que puedes lastimar severamente tu piel y generar una infección. Una de las consecuencias de “reventar los granos” con tus propias manos, o inclusive hacerlo con algún objeto punzante, es que dañes tu piel dejando secuelas permanentes en la misma, como pueden ser las tan temidas cicatrices de acné. Otra probabilidad es que infectes aún más la zona afectada, con la supuración del grano reventado y empeores tu situación.

El acné desaparece por sí solo

Si bien esta aseveración es cierta, en la mayoría de los caso toma tiempo a que desaparezca el acné. Aún así, existen tratamientos que pueden acelerar el proceso de desaparición del acné, como así también prevenir la formación del mismo.

Acciones que empeoran el acné

La presencia de acné (principalmente en nuestro rostro) implica un problema de salud, aunque generalmente se le da mayor importancia al legado estético que este deja a la persona que lo padece.

Generalmente la presencia de granos en las personas cobra una mayor notoriedad en el rostro y esto es provocado por cambios hormonales. Estos cambios (generalmente en el periodo de la adolescencia), son un síntoma secundario a una enfermedad o bien como efecto secundario por el consumo por un determinado tipo de medicamento.